NCCSAP-Colombia

Metodología empleada

 

Como base metodológica el estudio utilizó la Metodología Común del Panel Intergubernamental de Cambio Climático IPCC (1992), que consiste en 7 pasos diferentes e interrelacionados, cuya meta final es la producción de un plan de acción orientado a suministrar acciones que aminoren los impactos del aumento en el nivel del mar y a la identificación de estrategias de respuesta ante el mencionado fenómeno.

Debido a la gran extensión de las costas colombianas y la falta de información cartográfica y la poca predicción de los datos climáticos registrados, el estudio tomó dos únicos escenarios de ascenso del nivel del mar correspondiente a 30 cm de ascenso del nivel del mar para el año 2030 y 1 m de ascenso en el año 2100.

 

 

 

Costa Caribe Continental

 

La Zona Costera del Caribe Continental (ZCCC) está conformada por los departamentos de: Antioquia, Atlántico, Bolívar, Córdoba, Chocó, Guajira, Magdalena y Sucre. Abarcan una extensión de 26.898 km2, lo cual representa el 2.4% del territorio nacional (1´141.414 km2 sin incluir la extensión de mar territorial). 81 municipios hacen parte de esta área y cuentan con una población total de 5,924,481 habitantes que representan el 13.5% de la población nacional y el 87% de la población de los municipios de la zona costera colombiana en el 2001 (DNP-UDS-DIOGS, (SISD), 1995-1998).

 

Características climáticas

 

El clima en el Caribe colombiano es modulado por la posición geográfica de la zona de convergencia intertropical y por el movimiento meridional del sistema de monzones americanos (Andrade, 2000). Así, durante la estación de fuertes vientos la ZCIT permanece en el sur alrededor de los 0-5° de latitud sur desde donde influye en la región Caribe al incidir en el campo de las corrientes, lo cual hace que se generen fuertes y uniformes vientos sobre toda la cuenca del Caribe. La variación de la ZCIT durante todo el año, permite que el viento del Este ejerza influencia sobre la región y cuando esta sale de la cuenca hacia el norte, la aparición de los vientos del Este cambia consecutivamente, generando durante la estación de lluvias vientos suaves y un desarrollo extenso de convección con severas tormentas al occidente del Caribe colombiano (Andrade, 1993; 2000).

En la cuenca del Caribe predominan ciertos sistemas que condicionan la climatología de la región, como son corrientes de viento de bajo nivel que durante la estación de vientos (diciembre – marzo) permanecen en la cuenca de Colombia con velocidades superiores a los 12 m/s y tienen un importante componente sur, mientras que en el nivel de los 200 milibares (aproximadamente 10 Km de altura) el sistema de vientos se caracteriza por presentar una dirección opuesta al del viento en superficie siendo principalmente de componente Norte y manteniendo casi la misma velocidad, situación que determina la circulación ciclónica característica del Caribe colombiano (Andrade, 2000).

 

Costa Caribe Insular

 

La Zona Costera Insular ZCI corresponde con el departamento de San Andrés Providencia y Santa Catalina. Dentro del área de estudio, este departamento ocupa un área inferior al 1%, de la cual solo 48.4 km2 corresponden al área emergida que alberga al municipio de San Andrés y al municipio de Providencia y Santa Catalina. Estos municipios cuentan con una población de 75,445 habitantes correspondientes al 1.11% de la población de los municipios de la zona costera y el 0.2% de la población del país en el 2001.

 

Características climáticas

 

 

El Archipiélago está localizado en la zona intertropical. El clima es cálido-húmedo y está influenciado tanto por la localización de las islas y sus características fisiográficas como por la acción de los vientos alisios que soplan desde el noreste. El promedio multianual de lluvias se sitúa alrededor de los 1850 mm repartidos en un periodo seco entre febrero y abril (50 mm de precipitación promedio mensual) y uno húmedo entre junio y diciembre, (150 mm precipitación promedio mensual), enero y mayo son considerados meses de transición (Chiriví, 1988; Díaz et al. 1996).

Costa Pacífica

 

La Zona Costera Pacífico (ZCP), comprende los departamentos de Chocó, Cauca (incluye las islas de Gorgona y Gorgonilla), Valle del Cauca (incluye la isla de Malpelo) y Nariño. De este grupo solo el departamento del Chocó tiene también costa sobre el Mar Caribe. Estos departamentos ocupan una extensión de 23,505 km2 representando el 2% del territorio nacional. Los 25 municipios que hacen parte del área de estudio albergan un total de 795,195 habitantes, que representan el 11.7% de la población de la zona costera y el 1.8% de la población nacional. Los datos anteriores corresponden al total municipal. 

 

Características climáticas

 

 

La zona de estudio está caracterizada por un clima Tropical Húmedo con temperatura y humedad altas, lluvias abundantes y gran nubosidad, influenciada por la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT), la cercanía a las masas oceánicas y eventos climáticos como el Fenómeno de El niño. En su desplazamiento anual de sur a norte, la ZCIT, determina el régimen de lluvias durante el año en la región y genera dos períodos de altas precipitaciones, diciembre - enero y abril- mayo, alternados con dos períodos menos lluviosos.

Áreas críticas con un ANM de 100 cm

 

En esta proyección se mantiene las mismas áreas críticas identificadas para el Caribe, pero se destaca el municipio de Barranquilla que pasa de tener una importancia media a alta.

 

Barranquilla ubicada en la margen sur del delta del río Magdalena, ha sido catalogada como distrito industrial y es la tercera ciudad más poblada de Colombia. Su ubicación ha favorecido su desarrollo, sin embargo, el desbordamiento del río y las ciénagas afectan la región frecuentemente durante la época de lluvias. Así mismo, las consecuencias de las lluvias y tormentas tropicales en la ciudad son considerables cada año.

 

Tres municipios que ante una proyección de 30 cm de ANM se situaban bajo la categoría de importancia baja, ante un aumento del nivel del mar de 1 m se clasifican con una importancia media. Tal es el caso de Los Córdobas, San Bernardo del Viento y Necoclí. De igual forma en la zona del Pacífico, solo cinco de los 18 municipios, podrían considerarse poco afectados desde el punto de vista de inundación por el ANM de 1 m: Bajo y Alto Baudó, El Litoral del San Juan, López de Micay y el Municipio de Roberto Payan. Estos municipios verían menos de un 30% de su territorio afectado por el efecto de la inundación.

 

El municipio de Buenaventurase registra aquí como un área crítica. En este municipio se encuentra el puerto más importante sobre el Océano Pacífico, la infraestructura afectada por la inundación sería considerable además del número de habitantes que se ubican en las zonas bajas. Buenaventura está situado en un área con alta frecuencia sísmica, es afectada por eventos de mareas altas y “pujas” y otros fenómenos naturales.

 

En conclusión el análisis de los escenarios permite identificar a los principales centros urbanos de las zonas costeras colombianas, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Buenaventura y Tumaco como puntos críticos ante aumento del nivel del mar. De igual forma se destaca el municipio de Turbo, que por su ubicación en un plano deltáico sumado a su crecimiento demográfico desordenado lo convierte en un área potencialmente sensible ante el Ascenso ascelerado del nivel del mar.

Temporada de lluvias, Santa Marta, Magdalena. Archivo GEZ (2010)

Santa Marta, Magdalena. Archivo GEZ (2010)

Casos de Estudio

 

El estudio NCCSAP llevó a cabo un análisis de impactos, efectos y respuestas del sistema natural en cada una de las áreas caso de estudio, como son Morrosquillo, Umi-Guapi Iscuandé y San Andrés de Tumaco, obteniendo así un panorama de las zonas frente a un escenario optimista y uno pesimista. Los modelos de inundación generados para determinar las áreas en riesgo actual, inundación y áreas de riesgo al 2100 utilizadas en los análisis, involucran cierta variabilidad.

Umi Guapi-Iscuandé

El área de Guapi que se encuentra a medio camino entre Buenaventura y Tumaco tiene en principio un NRM que debe responder a la media de las dos tendencias y por esa razón se puede asumir que el ascenso del nivel del mar en cincuenta años es de unos 3cm. Sin embargo esta estimación es aproximada debido a que el área es activa tectónicamente y al estar levantándose la placa suramericana en ese sector, el NRM va a depender mas del movimiento de las placas que del comportamiento de la columna de agua. 

 
La elevación progresiva del nivel del mar en esta zona implicaría muy probablemente el desplazamiento hacia el interior de los límites internos de los pantanos de manglar, a expensas de la desaparición de los pantanos transicionales, que serían afectados directamente tanto por la elevación del nivel de las aguas como por la salinización asociada a la intrusión de la cuña salina.
 
La migración de estos ambientes hacia el interior de la zona costera queda impedida, al menos en gran parte, por el relieve costero correspondiente a las unidades de Terrazas Bajas y Colinas Residuales, que limitan el desarrollo de la franja de depósitos fluvio-marinos holocenos del área.
 
Las pocas barreras arenosas presentes a lo largo de la línea de costa del sector serían probablemente erodadas/inundadas; en función de su número y extensiones pequeñas, es poco probable que las arenas de los frentes de playa sean suficientes para organizar nuevas barreras importantes, migrantes hacia el interior de la franja costera.
 
Escenario Optimista
 
Impacto sobre la población
 
La unidad de manejo integrado de Guapi-Iscuandé posee un menor número de habitantes y una mayor proporción de población rural. Las estimaciones realizadas indican que hacia el año 2030 y 2100 la población total en áreas de eventual afectación por un ascenso en el nivel del mar sería de 2,411 y 27,328 respectivamente. Hacia el año 2100 habría un vertiginoso incremento de la población en áreas de inundación ya que el porcentaje de habitantes afectados se estima en 41%.
 
Impacto económico
 
Los sistemas productivos considerados en el presente caso de estudio son el agrícola, agroforestal extractivo, conservación y recreación y forestal extractivo. Las estimaciones realizadas permiten identificar que la actividad económica con mayor afectación debido a la inundación causada por un eventual aumento de 0.3 metros en el nivel del mar en el 2030 sería la agricultura, que participaría del 72% del ingreso bruto total afectado. El restante 28% correspondería al sistema forestal extractivo. Al año 2100 estas participaciones serían del 87% y 13% respectivamente.

Guapi, Cauca. Archivo GEZ (2003)

Guapi, Cauca. Archivo GEZ (2003)

San Andrés de Tumaco

 

El panorama general de inundación se define en un (92 %) de las islas de Tumaco, la Viciosa y el Morro, y de franja costera ubicada hacia el sureste de Tumaco, sobre parte de la cual se desarrollan explotaciones de acuicultura, afectadas. En síntesis, del área urbana de las tres islas de Tumaco permanecerían por encima del nivel del mar en el escenario de 88cm. 
 
La evolución geomorfológica del sector de Tumaco ante el eventual ascenso del nivel del mar es extremadamente difícil de predecir, en vista de que el área es geomorfológicamente muy inestable, y está sujeta a los efectos de los terremotos y maremotos, como el de 1906 y 1979, ambos con maremotos asociados. 
 
La inundación y salinización progresiva de los terrenos del sector de Tumaco se vería favorecida en extremo por la alta energía del oleaje incidente en la zona y por la densa red de canales intermareales conectados entre sí, característica de los terrenos ubicados hacia el sur y el este del área Urbana, correspondientes a depósitos fluvio marinos del delta del Mira (Correa, 1996).
 
Es posible esperar la migración extensiva de los pantanos de manglar hacia el interior de la planicie deltaica y el consiguiente desplazamiento de los pantanos de agua dulce de las planicies de inundación. La cantidad de arenas almacenadas lo largo de la línea de costa del área de Tumaco ¿ Río Mira sugiere la posibilidad de la preservación y/o migración hacia el continente de la islas barreras existentes en la actualidad.
 
Escenario Optimista
 
Antes de profundizar en los resultados obtenidos en el presente caso de estudio, vale la pena recordar que conforme se había establecido en informes anteriores, la aproximación utilizada para el caso difiere en relación con las anteriores debido al hecho de que se trata de un área exclusivamente urbana, donde el elemento central es la población.
 
Impacto sobre la población
 
En concordancia con lo establecido en el reporte técnico 3, la población del casco urbano de San Andrés de Tumaco se ha estimado en 119,941 habitantes al año 2030, de los cuales, cerca de 22,838 (el 19% de la población en estudio) podrían verse afectados de acuerdo con los resultados del modelo de inundación correspondiente a este escenario temporal. El mismo análisis desarrollado al año 2100 indica que de los 146,791 habitantes urbanos que se esperan para ese año, cerca de 129,015 estarían ubicados en áreas de inundación, es decir, aproximadamente el 88% de la población urbana del municipio. Esta elevada proporción de la población en áreas de eventual inundación por un ascenso en el nivel del mar convierte a Tumaco en uno de los casos más críticos.
 
La distribución de la población que eventualmente podría verse afectada según las categorías de uso de suelo urbano. Bajo las estimaciones realizadas y de acuerdo a las tendencias observadas se esperaría que las principales áreas de expansión urbana correspondan a las que actualmente tienen este uso y áreas que actualmente se definen como de conservación.
 
De acuerdo a las estimaciones de inundación del Municipio, el POT para el año 2030 requeriría una expansión del área urbana y/o incentive el uso de propiedad horizontal. 
 
Escenario Pesimista
 
Impacto sobre la población
 
Bajo el contexto de un escenario de desarrollo pesimista, se ha estimado que para el año 2030 la población urbana de Tumaco ascendería 109,633 habitantes y de estos cerca de un 19% podría verse afectada por un ascenso de 0.3 m en el nivel del mar, es decir, aproximadamente 20,875 habitantes. 
 
La población eventualmente afectada puede ser mostrada según las categorías de uso de suelo urbano. En el año 2030 continuarían siendo las áreas actualmente urbanizadas y las áreas de conservación las que podrían albergar un mayor número de habitantes, aproximadamente el 12% y 82% respectivamente. Al año 2100 estas participaciones serían del 68% y 20% respectivamente. 
 
 

Panorámica San Andrés de Tumaco, Nariño. Archivo GEZ (2003)

San Andrés de Tumaco, Nariño. Archivo GEZ (2008)

Efectos del ANM, San Andrés de Tumaco, Nariño. Archivo GEZ (2008)

 

Escenarios de ANM. Proyecto NCCSAP INVEMAR (2003) 

Costa Caribe Continental

Costa Caribe Insular

Costa Pacífica

Áreas críticas con un ANM de 30 cm

 

Dentro de las áreas de inundación de 30 cm de ANM, los municipios de importancia alta en el Caribe contienen centros urbanos principales en la zona, Santa Marta y Cartagena, al igual que el municipio de Turbo. Los dos primeros sectores poseen, además, características especiales que determinan dicha importancia, tales como: alta proporción de población en riesgo, significativa cantidad de infraestructura habitacional, comercial e industrial, representatividad ecosistémica, histórica y cultural que soporta el desarrollo turístico, categorías de reconocimiento especial a escala nacional e internacional y diversidad biológica reconocida por la existencia de áreas protegidas aledañas. Adicionalmente, en estos tres sectores se reportan la presencia de fenómenos naturales recurrentes o persistentes (tormentas tropicales, lluvias fuertes, erosión, huracanes, marejadas, mar de leva). 

Panorámica Cartagena de Indias en los últimos 10 años, Bolívar. Archivo GEZ (2008)

Golfo de Morrosquillo

 

Escenario Optimista
 
Impacto sobre la población
 
Las estimaciones realizadas permiten establecer que hacia el año 2030 el área de estudio contaría con una población aproximada de 90,249 habitantes pertenecientes a los municipios de San Antero, San Bernardo del Viento y Tolú. De este total, aproximadamente el 27% se encontraría en áreas de inundación y con una distribución del 42% en San Bernardo del Viento, el 32% en Tolú y el 26% restante en San Antero.
 
La misma evaluación al año 2100 indica un incremento en la participación de la población  afectada dentro del total poblacional en área de estudio. Los resultados indican que aproximadamente el 40% de 111,922 habitantes podrían verse afectados por una eventual inundación de un metro y en este caso la distribución entre los municipios estaría dada por un 43% en Tolú, un 36% en San Bernardo del Viento y un 22% en San Antero. 
 
 
Impacto económico
 
 
Las estimaciones realizadas considerando un escenario de desarrollo optimista y cambios en el uso del suelo permiten identificar que las actividades económicas con mayor afectación debido a la inundación causada por un eventual aumento de un metro en el nivel del mar serían, en orden de importancia la agricultura, la acuicultura y la ganadería. El sistema forestal extractivo también fue considerado y se deponen de datos sobre el área afectada por la inundación pero no sobre su afectación en términos económicos debido al carácter ilegal que tiene en muchos casos tiene el aprovechamiento de bosque de manglar. 
 
En el caso del sistema productivo agrícola, el ingreso bruto afectado al año 2030 asciende al 94% del ingreso bruto total afectado, le sigue de lejos el sistema acuícola con el 4% y la ganadería con el 3% . Hacia el año 2100, los resultados difieren de los anteriores; la acuicultura, con el 46% seria el sector con una mayor participación en el ingreso bruto total afectado y seguirían los sistemas agrícola y ganadero con el 32% y 22% respectivamente.
 
 
Escenario pesimista
 
Impacto sobre la población
 
Bajo un escenario de desarrollo pesimista, al 2030 la población total del área podría ascender a 87,069 habitantes, de los cuales 23,940 podrían verse afectados por una inundación de 0.3m en el nivel de mar, es decir el 27% aproximadamente. En este caso, la distribución de la población afectada entre los municipios que conforman el área de estudio estaría dada por un 31% correspondiente a Tolú, el 41% correspondiente a San Bernardo del Viento y el 28% restante a San Antero. Al año 2100 se vería incrementada la población total afectada, que ascendería a 53,270 habitantes, es decir el 40% de la población del área de estudio aproximadamente. En este escenario temporal Tolú sería el municipio con mayor participación dentro de la población total
afectada con el 44% y estaría seguido por San Bernardo con el 35% y San Antero con el 21%. La Figura 24 ilustra los resultados para los dos escenarios temporales.
 
La identificación de la población en áreas en riesgo de inundación, al año 2030 la población total en área en riesgo I ascendería a 24,145 habitantes y tendría un moderado incremento al pasar en el 2100 a 27,214, siendo mayoritaria en ambos escenario temporales la población de Tolú. Este patrón se mantiene en el área en riesgo II y el área en riesgo III . Si se compara este escenario con el optimista, puede observarse que mientras ene este último entre el 2030 y 2100 se registra un descenso de la población en área en riesgo I, en el pesimista ocurre lo contrario. Lo anterior estaría asociado a una mayor dinámica de crecimiento poblacional del municipio de Tolú en el escenario pesimista que explicaría por una alta tasa de migración neta positiva de este municipio como principal centro de atracción poblacional del área del golfo de Morrosquillo.
 
Impacto económico
 
Aun bajo un escenario de desarrollo pesimista y los mencionados cambios en el uso del suelo, al año 2030 el sector agricola, seguido por el sector acuícola podrían tener un mayor porcentaje de participación en el ingreso bruto total en áreas de inundación por un ascenso del nivel del mar. No obstante, el ingreso afectado se reducen en un porcentaje cercano al 20% del escenario optimista al pesimista en el año 2030 y en aproximadamente un 59% del escenario optimista al pesimista en año 2100. 

Córdoba. Archivo GEZ (2010)

Córdoba. Archivo GEZ (2010)